miércoles, 17 de octubre de 2007

Los Diferentes Usos del celular y sus implicaciones en el Aula en Alumnos de 12 a 17 años





DEFINICIÓN DEL PROBLEMA
•Las tecnologías inalámbricas han tenido mucho auge en los últimos años. Una de las que ha tenido un gran desarrollo ha sido la telefonía celular.
•Desde sus inicios a finales de los 70 ha revolucionado enormemente las actividades que realizamos diariamente. Los teléfonos celulares se han convertido en una herramienta primordial para la gente común y de negocios; las hace sentir más seguras y las hace más productivas.
•A pesar de que la telefonía celular fue concebida estrictamente para la voz, la tecnología celular de hoy es capaz de brindar otro tipo de servicios , como datos, audio y video .
•Los celulares hoy, ya forman parte de la vida cotidiana de las personas de todas las edades, desde niños hasta personas de la tercera edad, convirtiéndolos en un medio de comunicación de primera necesidad.

•Las innovaciones y aditamentos que se han incluido al paso de los años en los celulares, han desvirtuado su uso original de medio de comunicación, siendo utilizado por alumnos adolescentes de Secundaria y Preparatoria dentro y fuera del aula de diversas maneras.
•El uso que le dan actualmente los jóvenes estudiantes a los celulares dentro de las aulas, va desde “el acordeón”, hasta fotografías pornográficas bajadas de Internet, , más grave aún fotografías , videos entre compañeros de clase que afectan la privacidad y faltan el respeto a si mismos y al resto de los compañeros y que se suben a Internet o se comparten a través de “bluetooth”.
•A pesar de esto, el uso del celular por parte de los jóvenes convive con una dualidad: por una parte, su uso es alentado por sus padres que ven en él una herramienta de localización de sus hijos; mientras que por otra saben los riesgos de seguridad que implican actualmente.
•Esta situación nos lleva a la discusión de las nuevas tecnologías y su inclusión en la escuela.
•La problemática se refiere al uso de los celulares dentro de las instituciones educativas , que pueden representar el reto a vencer a través de la búsqueda de estrategias para incluir y aprovechar dicha tecnología en las aulas.
•Actualmente existe un vacío en México, en cuanto a la ausencia de normatividad respecto a su uso en las aulas y en algunos países de Latinoamérica y Europa se esta iniciando apenas el interés por reglamentar en torno a esta situación.
•Todas estas variables, y otras, se cruzan en este objeto de análisis y hacen más complejo abordarlo . Cuestionan la utilidad de limitar los usos de estas tecnologías para los más jóvenes, y, en todo caso, hablan de la necesidad de construir puentes entre los adultos responsables de los jóvenes dentro de la familia y la escuela.
Esta es la problemática que nos atañe hoy en este proyecto.

Los adolescentes y sus usos del celular
Por Carolina Gruffat
En pocos años, el celular ha dejado de ser sólo el medio para que los padres puedan localizar a sus hijos; con los mensajes de textos (SMS), y su “oralidad escrita”, el celular se convirtió en una forma de comunicación entre pares.
•Esta cronología está atravesada por las principales motivaciones por las que los adolescentes usan el celular, adaptándolo a sus necesidades e intereses.
•Fines de los ‘90: “Mi mamá me llama”El uso que los adolescentes hacían del celular en estos años solía limitarse a recibir llamadas, básicamente de sus padres, con el objetivo de localizarlos inmediatamente. Comunicarse entre pares era algo poco usual, ya que no todos los integrantes de su grupo de pares tenían un teléfono – esto tardaría 5 años en resolverse-.

•Año 2000: Si sólo fuera un mensajero portátilLa posibilidad de intercambiar mensajes de texto comienza a ser vista, por sus potenciales usuarios, como un “ICQ portátil”, dada la convivencia de los adolescentes con la mensajería instantánea.
•Año 2003, antes del boom: uso limitado y compartido con otro integrante de la familiaPor lo general, el uso del celular se limitaba a ciertas salidas nocturnas o durante el fin de semana. Al obstáculo tecnológico de contar con un equipo no apto, se sumaba la falta de interconexión entre distintos operadores y la poca cantidad de interlocutores posibles entre su grupo de pares. No obstante, los jóvenes mostraban gran receptividad a los SMS, aunque más no fuera para experimentar.
•Año 2004, año del despegue: comienza el efecto de redPara este entonces, las ventas de celulares crecieron notablemente, llegando a sectores que nunca antes habían podido acceder al servicio. Así, el celular dejó de ser visto como un elemento suntuario. A medida que el celular se iba propagando entre sus pares, los adolescentes comenzaron a utilizarlo más para socializar, ampliando su uso. La capacidad de enviar y recibir mensajes se convirtió en la principal atracción, siendo la voz un requisito paterno y casi accesorio. El uso de los mensajes de texto comienza a propagarse entre los pares “por contagio”.

•Año 2005: objeto personal
En el último año, el celular en este segmento deja de ser percibido como un medio de comunicación complementario para ocupar cada vez más el lugar de un dispositivo personal. Los SMS quedan claramente establecidos como la forma de comunicación que define a este segmento -lo que más extrañarían si tuviesen que prescindir del celular-. Además, el celular se consolida como poli-funcional -la alarma cumple la función de despertador, el reloj del celular desplaza al de pulsera y los juegos y SMS ayuden a “matar el tiempo”-La estética y accesorios de personalización cobran especial importancia, con lo cual el celular se convierte en un icono adolescente, que reafirma la identificación y pertenencia con un grupo. Los jóvenes ya no se conforman con tener un móvil sino que buscan actualizarlo constantemente. Así, esta generación de usuarios de SMS encuentra en el celular el dispositivo ideal para satisfacer sus necesidades de comunicación, pertenencia, personalización y privacidad. Los SMS tienen sus códigos, centrados en la función de contacto; por eso, el primer mensaje tiende a generar un diálogo con sus idas y vueltas, reciprocidad e inmediatez. A esto se suma que esta última tecnología se adecua perfectamente a la movilidad que caracteriza al adolescente. El celular es valorado porque brinda la ilusión de no perderse nada, de estar al alcance del grupo de pares, siempre disponible.

OBJETIVOS

•Conocer la situación actual de uso de los celulares por adolescentes dentro de las aulas.
•Explicar las implicaciones que este uso tiene en el aprovechamiento escolar de los estudiantes.
•Analizar los diferentes usos que se le están dando al celular y cómo afectan en el desarrollo social de los adolescentes .
•Revisar la situación y los avances en cuanto a normatividad y reglamentación que se han hecho en otros países y en el sector educativo en México.
•Revisar y Valorar el uso o aplicación en la educación de los celulares en las aulas.
•Evaluar el actual reglamento de convivencia del Colegio Carmel en relación al uso del celular.
•Modificar el reglamento de convivencia del Colegio Carmel en relación al uso del celular
Influencia Personal
•La intención de desarrollar este proyecto viene de la experiencia que he tenido en diferentes instituciones particulares , principalmente en los grados de 5to. Y 6 to. de primaria , secundaria y preparatoria como docente o directivo y del contacto y comunicación con docentes y directivos de instituciones oficiales en los mismos grados, en relación al uso del celular en las aulas.
•Inicialmente el celular no constituyó mayor problema que el de su extravió por parte de los alumnos, que sin mucha consciencia lo dejaban olvidado en cualquier lugar o lo prestaban y luego no recuperaban. Y la molestia que esto causaba en los padres, que buscaban responsables para compartir los costos de la pérdida de los mismos.

Influencia Económica

De acuerdo a la revista “Razón y Palabra” en su número de Febrero-Marzo del 2007
“A nivel global, (ahora que se habla y se escribe tanto de la globalización) podemos decir que un tercio de los habitantes del planeta usa teléfono móvil o celular (UNCTAD, 2006). Lo anterior no hace sino demostrar que el teléfono móvil es un medio de comunicación al que nadie está dispuesto a renunciar gracias al mundo multimedia”.
El celular se ha comercializado rápida mente , consecuencia del movimiento de los costos que rápidamente fueron haciéndose más accesibles a todas las personas, independientemente de su edad, sexo, situación social y situación económica. (Actualmente de encuentran celulares nuevos desde $299.00 pesos en el mercado)
Así una mayor cantidad de Hijos- Alumnos tuvieron oportunidad de tener uno para su uso , hasta que hoy, la propiedad de un celular para comunicarse entre pares es una necesidad de “aceptación” para vincularse y relacionarse con otros ,en el mundo social del adolescente.

Influencia Social

De acuerdo a Wikipedia, “Estatus social en sociología describe la posición social que un individuo ocupa dentro de una sociedad.
El estatus se asocia con estilos de vida, por tanto con el consumo de bienes producidos, la clase con la producción. Los que están en la cima de la jerarquía de estatus tienen un estilo de vida distinto al que se encuentra en las clases bajas (los de alto estatus asisten a cócteles, los de bajo estatus van "de tapas"). Max Weber estratificaba la sociedad sobre la base de la economía, el estatus y el poder (clase, estatus y partido). Permitió así un análisis de la estratificación social más sofisticado del que es posible cuando las variaciones se dan sólo en la situación económica.
Conforme fueron saliendo al mercado más modelos de celulares, con más capacidad, más tecnología, más valor económico, empezó a representar también entre los adolescentes un símbolo de estatus, como en su momento fueron los “ zapatos tenis” de determinada marca.
Aumentando las diferencias entre los alumnos de acuerdo a su poder adquisitivo y, desafortunadamente, los robos y venta posterior de los celulares robados por los mismos compañeros de clase, principalmente en el nivel de preparatoria.

Influencia Educativa.
•Poco a poco el uso del celular se empezó a dar sin ningún control ; lo mismo se mostraban el nuevo modelo ,que enseñaban las innovaciones; la cámara, los mensajes, los juegos etc. A cualquier hora y sin importar lo que dejaban de atender para prestar atención a la tecnología que absorbe su interés en horario escolar.
• De manera más directa el uso del celular afectó a los procesos en las aulas al usarlo como “acordeón” a través de mensajes, utilizando a la tecnología como herramienta para hacer “trampa”.
De acuerdo a Javier Gómez Zapiain del Departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamientos Psicológicos.
UPV / EHU
“El desarrollo de la sexualidad en la adolescencia, es una etapa en la que continúa el proceso de sexuación iniciado desde el mismo momento de la concepción, que supone la integración de los diversos niveles que conforman el hecho sexual humano cuya naturaleza es biológico, psicológico y social (López, 1977). Por tanto, no puede reducirse solamente a la aparición y desarrollo de los comportamientos sexuales en esta etapa, sino al modo de integrase en el mundo en tanto que mujer u hombre y los procesos implicados en ello.
La adolescencia es una etapa particularmente intensa en el proceso de sexuación. Si afirmamos que la sexualidad es la manera en que nos integramos como personas sexuadas, es el modo de vivir esta realidad, entonces la adolescencia es la etapa en la que el proceso de sexuación va a producir trasformaciones esenciales para tal fin. Estas se van a producir en tres áreas: En la redefinición de la identidad sexual, en la aparición y configuración del deseo sexual, y en la evolución de los afectos relacionados con la sexualidad.
•Finalmente la cámara , video e Internet en los celulares han sido utilizados en diversas Instituciones , tanto particulares como oficiales , en los niveles de Secundaria a Preparatoria, como medio para ver y mostrar pornografía bajada de Internet. Y la cámara/video como recurso para tomar fotos entre parejas de jóvenes mostrando actividades de índole sexual que no corresponden a la edad de quienes las realizan.
Con el riesgo de que su desarrollo sexual se vea afectado en una edad en la que este , el estatus y la aceptación son determinantes en su formación personal.


Influencia Internacional
Esta situación que gira alrededor de los celulares o móviles se da de manera general, no solo en el contexto de adolescentes mexicanos, en países como Argentina, Chile y España, han surgido problemas similares, que ya presentan material escrito en cuanto a la necesidad de implementar la normatividad necesaria en cuanto al uso del celular en las aulas.
Se presentan diferentes documentos que respaldan este interés a nivel internacional , de las Instituciones Educativas por regular y vigilar el uso de los celulares por los adolescentes en el aula y exhortar a los padres a estar más atentos en cuanto a lo que hacen sus hijos.

PUBLICACIÓN EN WEB “CASO HERMOSILLO
"
•Alumnos tomaban fotos "porno" con celular: AEPAF
El caso fue detectado por autoridades educativas Vía celular, estudiantes de entre 12 y 15 años de una escuela particular, se tomaban fotos pornográficas. Este caso fue real, y se presentó en Hermosillo en noviembre pasado, aseguró el presidente de la Asociación Estatal de Padres de Familia, Humberto Espinosa Molina
•10 de Enero de 2007 20:06 PM
•Jael Esparza
•jesparza@ehui.com Aún cuando se pensaba que era imposible que la pornografía llegara a los niños y adolescentes vía celular, ahora ellos, sin restricción alguna de los padres, pueden ver en estos aparatos una gran variedad de fotografías, películas y caricaturas relacionadas con el sexo.Lo inimaginable está sucediendo, la pornografía se está abriendo camino por todas las vías de comunicación, a tal grado que ahora los celulares no se escapan de esto, pues la tecnología ha ocasionado que hasta los niños menores de 10 años puedan acceder mediante este medio a imágenes nunca vistas por ellos.Los estudiantes secundarianos de nivel económicamente alto son los que están haciendo uso de esta tecnología para poder ver imágenes "candentes" de mujeres o en su caso de hombres, pero lo grave no termina ahí, pues usan la cámara del celular para hacer entre ellos actos pornográficos.Primer caso en HermosilloEl presidente de la Asociación Estatal de Padres de Familia (AEPAF), Humberto Espinoza Molina, comentó que en Hermosillo ya se presentó el primer caso, es por eso que las autoridades escolares confiscaron el celular
•La escuela en donde se presentó este hecho es particular, es por eso que el Presidente evitó decir el nombre de la misma, así como las edades de los estudiantes que usaron la cámara del celular para tomarse fotografías pornográficas, es decir, ellos fueron los que posaron ante el lente de este artefacto.Los estudiantes que se prestaron para producir estas imágenes tienen una edad entre los 12 a 15 años, esto para evitar decir qué grado escolar estudian.Espinosa Molina dijo que fueron los mismas autoridades las que se percataron de estas imágenes, y es que también los alumnos de esta escuela secundaria particular estaban haciendo mal uso de la cámara del celular, pues también se dedicaban a tomar fotos con la misma tonalidad al interior de la escuela.Este hecho, aseguró, se presentó en noviembre del año pasadoCelular: instrumento peligrosoEl Presidente de la Asociación dijo que para evitar este tipo de situaciones es preferible que las autoridades escolares eviten que los estudiantes entren a la escuela con celulares y en caso de que sea por enfermedad es mejor que este medio de comunicación se lo entreguen al director del plantel.Y es que además este "aparato" es motivo de distracción de los estudiantes, ya que sólo se la pasan mandando mensajes o tomándose fotografías, dejando por un lado el estudio.Además el celular se ha convertido en un instrumento peligroso para los adolescentes, pues el sólo hecho de tomarse fotografías pornográficas, los orilla a que las manden por Internet, pues recordó que los celulares ya cuentan también con este servicio.Es por eso que la mejor opción es evitar que los alumnos entren con celulares a la escuela.Pornografía en celularesMuchos de los jóvenes que piden un teléfono celular exigen que tenga cámara fotográfica y de video, pero los padres de familia muchas veces no saben en qué problema se están metiendo, pues en ocasiones son los mismos estudiantes quienes hacen la pornografía con ayuda de sus amigos.

Sin embargo muchos de los grandes temores de esta nueva generación de celulares es esto mismo, la creación de pornografía, incluso la capacidad de reproducir un video en el celular da pie a que los propios compañeros se manden imágenes pornográficas tal y como ya está sucediendo en varias partes del país, incluyendo a Sonora.Pero los padres de familia no podrán detener este grave problema, pues aún cuando no tenga cámara de video o fotográfica, queda otra opción por donde los menores de edad puede accesar a la pornografía y es que tengan "bluetooth", ya que por medio de esta tecnología se facilita la transferencia de direcciones almacenadas en un dispositivo móvil a una laptop, y es ahí cuando comienzan las "cadenitas" que contienen videos de mujeres y hombres masturbándose, por citar un ejemplo.Por otro lado, el hecho de que los celulares no cuenten con esta tecnología no evita que los menores accedan a esta "ola" de imágenes "porno", pues hay empresas que se dedican a que con un sólo mensaje enviado a determinado número llegan vía mensaje videos no aptos para menores, como posiciones sexuales.Debido a este grave problema al que se están enfrentado los profesores y los propios padres de familia, la Asociación Estatal de Padres de Familia se vio obligada a trabajar con los padres en "Escuela para padres" para que platiquen sobre la sexualidad y así evitar el morbo entre los estudiantes de educación básica.

PUBLICACIÓN EN WEB CASO ARGENTINA

•PREOCUPACIÓN DE LOS DOCENTESAumenta el uso del celular en las escuelasLa ola de celulares llegó hasta las escuelas argentinas. Los docentes están preocupados y en algunas escuelas ya prohibieron su uso durante las horas de clases. Opinan los especialistas. Encuesta: ¿Se debe limitar el uso del teléfono móvil en los menores:
•Los chicos llevan carpetas, cartuchera y, ahora, el celular.
•El celular está en todos los aspectos de la vida cotidiana. Más allá de la utilidad, en algunos casos como en el cine o en el banco causa tanta molestia que ya fueron prohibidos. Ahora, la ola móvil llegó a las escuelas primarias y secundarias de Argentina. Los docentes y directivos están alarmados e intentan frenar la estampida. Del otro lado, los padres defienden a sus hijos y dicen que es para la seguridad de los chicos.
•Es más, en algunos colegios secundarios el reglamento escolar aclara la “prohibición terminante” del uso del teléfono móvil en horas de clase. "Cuando los preceptores ven que los chicos tienen celulares se los incautan y se los devuelven a la salida", explicó la directora de una escuela porteña.
•Para nosotros el uso de celulares dejó de ser un problema cuando lo prohibimos en la escuela, mediante una norma que fue firmada de conformidad por todos los padres", le dijo al diario La Nación Guillermo Alonso, rector del Instituto Luján Porteño, de Parque Avellaneda.
•En general, el uso de celular está más relacionado a una moda que a las necesidades de los padres de saber dónde están los menores. En ese sentido, una madre relató que su hijo le pidió un celular porque sus primos lo tenían.
•Funcionarios, directivos, padres y adolescentes coinciden en que se dio un boom en el número de chicos de 13 a 15 años que usan celulares. La tendencia se corresponde con lo que sucede en otros países. Una investigación del Centro de Estudios Nacionales de Inversiones Sociales, de Italia, registró que la pasión por el móvil disminuye con la edad. El 66% de los italianos de entre 14 y 16 años usaría celular, el 55% de los de 19 a 24 años y el 42% de los que tienen entre 25 y 30 años.
•Las empresas de telefonía móvil lanzaron al mercado ofertas especiales. El servicio más demandado es el de los mensajes de texto, que los chicos manejan con velocidad admirable, para comunicarse con sus amigos o amores.
•Pero la ola no sólo llegó a Buenos Aires. En Tucumán ya el Gobierno planea sacar una ley para prohibir el uso de los móviles en la escuela. En ese sentido, los expertos sostienen que el sonido de los aparatos provoca distracciones y favorece al ocio.
•Se calcula que en Tucumán habría más de 100.000 celulares y que cada vez hay más compradores de corta edad, según los comerciantes. Llevar el móvil a la escuela también es una cuestión de moda. Tanto que ya se ha tornado hasta común que los chicos hablen entre ellos de un curso a otro o estén pendientes de los últimos chismes que llueven a través de los mensajes de texto, mientras el profesor está dictando su clase.
•También se han detectado “trampas” en exámenes” a través de estos teléfonos. El viejo machete, le dejó paso a los nuevos mensajes SMS con las respuestas de la evaluación .
•Graciela Santillán, madre tucumana de un estudiante de 15 años, se pronunció en contra de la iniciativa de los legisladores de prohibir el uso del móvil en clase. “Yo estoy más comunicada con mi hijo desde que le regalamos el celular; además, es una manera de controlarlo; de saber cómo y dónde está. Creo que pueden llevar los celulares a la escuela, pero que no deben permitirles usarlos en las horas de clase”, dijo en el diario La Gaceta de esa provincia.
•“El uso de celulares entre los escolares durante la clase, más que favorecer la comunicación, la perjudica”. La presidenta del Colegio de Psicopedagogos de Tucumán, Marta Lavado, basó su afirmación en dos argumentos sólidos: por un lado, considera que los teléfonos móviles interrumpen el dictado de clases y distrae no sólo al dueño del teléfono, sino a todos los alumnos.
•Por otra parte, como hay un abuso en el uso de celulares, se deshumaniza la comunicación, al desaparecer el contacto directo entre dos personas que se miran a los ojos cuando charlan. “Todo lo que interfiere en el aprendizaje es nocivo”, subrayó.


REFERENCIAS MADRID

•Afirman que afecta el aprendizaje
•Ofensiva contra el uso del celular en las aulas
•Varias provincias ya lo prohibieron
•En una tendencia creciente, cada vez se extiende más la prohibición del uso del celular en el aula, tanto en nuestro país como en el exterior. Mientras el gobierno regional de Madrid anunció en las últimas horas que impedirá su uso durante las clases, como ya lo hicieron Italia y varios estados norteamericanos, en nuestro país conviven distintas regulaciones: desde provincias que los prohíben por ley (Santa Fe) o resoluciones ministeriales (Buenos Aires y Córdoba) hasta distritos que aconsejan que el tema sea resuelto en cada escuela, por medio de los consejos de convivencia, como ocurre en la Capital Federal y en Mendoza. Sin medias tintas, el ministro de Educación, Daniel Filmus, es partidario de la prohibición. Consultado ayer por La Nacion, consideró que “el uso del celular en el aula debería estar prohibido, porque es un elemento perturbador que rompe con los tiempos que debe tener el aprendizaje".
•También dijo que "genera en los chicos expectativas contrarias al clima que debe haber en la escuela para que se cumplan los objetivos pedagógicos". De todos modos, en nuestro país, la regulación del uso escolar del celular no depende de su cartera, sino que está en manos de cada provincia. En el distrito porteño, la Legislatura aprobó el año pasado una declaración que aconseja al jefe de gobierno disponer medidas para controlar el uso de los teléfonos celulares en las escuelas, aunque no prosperó un proyecto de ley para fijar su prohibición. La nueva ministra de Educación del gobierno de Jorge Telerman, profesora Ana Clement, dijo a LA NACION: "Apelamos a que alumnos y docentes establezcan acuerdos de convivencia que promuevan mejores aprendizajes". La funcionaria indicó que "sobran ejemplos que demuestran que cuando los celulares están prendidos y son usados durante las clases interfieren y afectan ese proceso de aprendizaje por las interrupciones y dispersiones que provocan". Para el legislador Marcos Peña (Pro), presidente de la Comisión de Educación de la Legislatura porteña, la solución no es sacar una ley que prohíba su uso.

•En vez de sacarles autonomía a las escuelas hay que darles herramientas para que puedan regular el tema. Es algo novedoso que entra al aula y hay que trabajar al respecto, pero eso no quiere decir que la mejor solución sea la prohibición. Si hace falta una normativa puntual puede fijarse a través del reglamento escolar", dijo Peña. En la provincia de Buenos Aires, el gobierno de Felipe Solá prohibió el año pasado el uso de celulares en horario de clase mediante una resolución de la Dirección General de Cultura y Educación, firmada por Adriana Puiggrós, titular del organismo. "Fue bien vista por los padres y los docentes la están cumpliendo", dijo Puiggrós a LA NACION. Y agregó: "No es un tema que deba quedar librado a la autonomía escolar. El sistema educativo es una unidad y el Gobierno tiene la responsabilidad de administrar. Una institución privada que no recibe subsidio sí puede hacer lo que quiera". En Salta no se permite el uso de celulares en las aulas, aunque no hay una norma explícita que lo determine, sino que la decisión recae en las autoridades de cada establecimiento, que suelen retirar los aparatos hasta la salida de la clase. Y, en casos especiales, se les permite a los alumnos concurrir con el teléfono por razones de seguridad o familiares.
•Normas de convivencia En Mendoza el tema está reglado a través de las normas de convivencia de cada establecimiento que, en general, disponen la prohibición. Allí, el año pasado se presentó en el Senado un proyecto de prohibición del uso de celulares en las escuelas que hasta el momento no avanzó. En las escuelas de Santa Fe rige desde el 16 de noviembre último una doble prohibición: a la circular vigente del Ministerio de Educación se sumó la sanción de una ley que impide el uso del teléfono móvil a los alumnos, docentes y no docentes y señala que las sanciones deberán ser impuestas por los directivos de los colegios. El diputado santafecino Santiago Mascheroni (UCR), autor del proyecto, sostuvo que "según los docentes, las clases se tornaban ingobernables, porque todos los que tenían celular lo utilizaban, más que para hablar, para el envío de mensajes de textos". En Córdoba, desde mayo de 2005 rige la prohibición a docentes y alumnos en los horarios de clase, mientras que se restringió su utilización, en general, dentro de la escuela. La resolución del Ministerio de Educación comprende a los colegios estatales y privados. La norma aclara, asimismo, que las autoridades de cada escuela determinarán las condiciones en que permitirán el uso de celulares en los recreos, horas libres, ingreso o egreso de la institución.

•Preocupación en el mundo
Eta semana se conoció que el gobierno regional de Madrid elaboró un borrador de las normas de convivencia que deben cumplir las escuelas, entre las que se incluye la prohibición del uso del celular en clase y la expulsión del alumno que grabe o difunda agresiones o humillaciones. En Italia, uno de los países con más celulares per cápita del mundo, está prohibido el uso del celular en las aulas. Sin embargo, en los últimos meses hubo una encendida controversia por la difusión de filmaciones de escenas de violencia y de contenido sexual, realizadas por los propios alumnos a través de celulares, que luego fueron exhibidas en Internet. Esto demostró que las normas existen pero no son respetadas. Si bien aumentan los pedidos de leyes específicas para regular el tema, el ministro de Educación, Giuseppe Fioroni, está convencido de que es inútil pensar en nuevas normas, porque ya existen. En tanto, en Chile no existe una norma general, sino que cada establecimiento las fija. Los profesores sólo exigen que los chicos no usen los celulares en clase y perturben, pero no se les prohíbe que los lleven a los colegios. No ha habido un debate formal sobre su uso y sólo algunos se han pronunciado sobre el daño que puede causar. Por Laura Casanovas De la Redacción de LA NACION Con la colaboración de los corresponsales en el interior y en el exterior
•Link permanente: http://www.lanacion.com.ar/884594

Exigencias diversas en EE.UU.

•WASHINGTON (De nuestro corresponsal).- La mayoría de las escuelas norteamericanas prohíbe el uso de teléfonos celulares, pero con diversos grados de exigencia. Mientras algunos distritos impiden hasta el ingreso de los aparatos al colegio, en otros sólo se aplica el límite durante las clases, aunque se permiten las llamadas y los mensajes durante los recreos y almuerzos. Entre las ciudades más estrictas figura Nueva York. El alcalde Michael Bloomberg ordenó que se aplicara la prohibición -quitándoles los celulares a los alumnos hasta después de clase-, a pesar de los reclamos de los padres, que sostienen que la habilitación de su uso sería la única manera eficaz de conectarse con sus hijos si ocurriera otro ataque como el del 11 de septiembre de 2001. Aunque Nueva York es una de las ciudades más estrictas -también veda la portación de iPods y discmans- no es la única. Detroit también prohibió los celulares y al alumno al que se lo detecta dos veces en infracción ya no se le reintegra el aparato. Las escuelas de Boston, Los Angeles y Washington son algo más permisivas, ya que permiten que los alumnos los ingresen en las aulas, mientras que no se vean de manera ostensible y se mantengan apagados durante las clases. Los limites no son recientes. Ya en 2002, a nivel nacional, el 81% de los empleados de seguridad de las escuelas indicó que en sus establecimientos estaba vedado el uso de los celulares.

CONCLUSIONES

•para tomar medidas sin ese respaldo. Y eso les ocurre también a los padres, a las autoridades educativas; SEP y UNAM. El valor del respeto a la ley ha perdido jerarquía frente al de la libertad. Estamos en una sociedad en la que es mucho más fácil decir que sí, que decir que no, aunque en muchos casos eso implique descuido y las consecuencias sean difíciles de predecirEs muy importante formar alumnos habituados a cuestionar y cuestionarse, a buscar explicaciones para el mundo en el que viven. Pero, por otro lado, ese sentido crítico llevado al extremo, hace que estemos más concentrados en cuestionar que en producir, organizarnos, crear, disfrutar. Y así es muy difícil crecer como sociedad. Resulta más fácil aprender en un espacio ordenado que en uno caótico. El aprendizaje requiere ciertas condiciones de silencio, orden, respeto de las reglas, clima de seguridad y afecto, además de las condiciones de infraestructura, limpieza, amplitud, luminosidad, alimentación, que como ambiente de aprendizaje debemos crear.
Debemos buscar aplicaciones educativas que tengan que ver con la seguridad y aprendizaje, el uso dirigido a optimizar un recurso potencialmente enriquecedor.


BIBLIOGRAFÍA

•1.-El desarrollo sexual en la adolescencia
•Javier Gómez Zapiain
•Departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamientos Psicológicos.
•UPV / EHU
•2.-La Nación. Com. (Archivo)
•Domingo 18 de febrero del 2007
•3.-Promesas y Peligros de la Tecnología Digital. Prefacio del libro “La red” de Juan Luis Cebrían
•4.-Las tecnologías móviles y su aplicación en la educación
•Uriel Cukierman, Julieta Rosenhauz
•Facultad Regional Avellaneda
•Universidad Tecnológica Nacional, Argentina
•5.- La Sociedad de la Información como Sociedad Posindustrial
•de Yonesi Masuda.
•1981
www.sep.gob.mx/wb2/sep/sep
www.inhumyc.edu.mx/anexo.html
www.dgelu.unam.mx/circular/circu.htm

•1.-El desarrollo sexual en la adolescencia
•Javier Gómez Zapiain
•Departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamientos Psicológicos.
•UPV / EHU
•2.-La Nación. Com. (Archivo)
•Domingo 18 de febrero del 2007
•3.-Promesas y Peligros de la Tecnología Digital. Prefacio del libro “La red” de Juan Luis Cebrían
•4.-Las tecnologías móviles y su aplicación en la educación
•Uriel Cukierman, Julieta Rosenhauz
•Facultad Regional Avellaneda
•Universidad Tecnológica Nacional, Argentina
•5.- La Sociedad de la Información como Sociedad Posindustrial
•de Yonesi Masuda.
•1981
www.sep.gob.mx/wb2/sep/sep
www.inhumyc.edu.mx/anexo.html
www.dgelu.unam.mx/circular/circu.htm